Caldo Gallego

Las mejores recetas de caldo gallego

Caldo gallego thermomix

El caldo gallego es oriundo de la región de Galicia, una región donde reinan los platos de cuchara bien contundentes y las comidas copiosas. Este plato es emblemático de esta región y se come en cualquier época a del año, porque es barato, nutritivo y es una gran manera de entrar en calor en las épocas frías.

Se elabora tradicionalmente con grelos, pero si no están disponibles en ese momento, se puede utilizar nabizas, repollo o berzas.

Caldo gallego thermomix

El unto de la receta, es la grasa solidificada del cerdo que tiene sobre los riñones, y que le da al caldo mucha sustancia y sabor. Este ingredientes es un poco difícil de encontrar si no estas en Galicia, por eso, si no dispones de él, se puede sustituir por huesos de jamón. El resultado es parecido, aunque no es el mismo.

Lista de ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • 1 taza de alubias blancas
  • 130 gr de lacón troceado
  • 1 trozo de unto
  • 300 gr de nabizas o grelos
  • 500 gr de patatas
  • 100 gr de chorizo
  • Sal y pimienta negra, al gusto

Direcciones

La noche antes, hay que dejar en remojo con agua fría las alubias si son secas, si son frescas no haría falta. También podemos utilizar alubias blancas cocidas, y en ese caso las añadiríamos al final de la cocción.

Empezamos pesando el agua directamente en el vaso de la thermomix. A continuación, añadimos las alubias remojadas, el lacón y el unto. Tapamos el vaso y ponemos el cubilete para que no se salga el vapor; seleccionamos 15 minutos, temperatura varoma, velocidad cuchara y giro al revés, para que no se rompan las alubias.

Mientras tanto, podemos aprovechar para pelas las patatas y picarlas en cuadrados. También lavamos y picamos los grelos.

Después de los 15 minutos, destapamos y agregamos los grelos picados, las patatas y el chorizo (puede estar entero o partido en rodajas). Tapamos el vaso y ponemos el cubilete de nuevo; seleccionamos 30 minutos, a una temperatura de 100 ºC y velocidad cuchara con giro inverso. De esta forma se cocinará muy lentamente para que todos los sabores se integren de manera uniforme.

Una vez terminado el tiempo, probamos el caldo para ver si es necesario añadir algo de sal o pimienta. Puede que no haga falta añadir nada, ya que el unto y el lacón ya tienen sal que soltarán y sazonarán el plato.

Por último, pasamos el caldo a una fuente de barro, para que conserve la temperatura y lo servimos bien caliente.

¿Veis? En la thermomix también se pueden hacer platos tradicionales y quedar igual de bien. Es más rápido, más sencillo y sin manchar apenas nada.