Caldo Gallego

Las mejores recetas de caldo gallego

Caldo gallego light

Con este caldo, tu cocina se llenará de un olor inconfundible a comida casera. Diferentes verduras con huesos de jamón, carne de ternera y judías blancas, hacen de este caldo gallego una versión más ligera, para poder cuidarse sin renunciar al sabor.

Este plato tradicionalmente suele incorporar grasa de cerdo para darle esa sustancia tan deseada. En este caso, la sustancia y el sabor lo ponen los huesos de jamón y la carne de ternera.

Caldo gallego light

También hay chorizo entre sus ingredientes, pero en este caso lo hemos eliminado y sustituido por un refrito de ajo y pimentón para darle ese sabor ahumado y picante. Todo esto está bañado con un montón de vegetales, patatas y judías blancas. El resultado es un plato sano y un poco más ligero.

Vas a necesitar:

  • 400 gramos de morcillo de ternera
  • 100 gramos de huesos de jamón
  • 225 gramos de judías blancas
  • 2 litros de agua
  • 300 gramos de grelos, nabizas, berza o repollo
  • 3 patatas
  • 1 puerro
  • 1 cebolla
  • 1 nabo
  • 1 diente de ajo
  • 4 cucharadas de aceite
  • 1 cucharadita de pimentón
  • Sal al gusto

¿Cómo hacerlo?

  1. En primer lugar, hay que preparar los vegetales. Pelamos la cebolla y la cortamos en varios trozos no muy grandes. Retiramos la parte verde del puerro y cortamos longitudinalmente la parte blanca para poder limpiarla bien; luego lo picamos muy finamente. Lavamos y raspamos el nabo. Por último, pelamos las patatas y las picamos en láminas finas.
  2. En una cazuela grande, vertemos el agua y ponemos dentro la cebolla, la parte blanca del puerro, la carne, los huesos de jamón, el nabo, las judías blancas y las patatas. Lo ponemos a fuego alto, con la tapa puesta. Cuando empiece a hervir, bajamos la temperatura a medio-bajo y dejamos que se cueza todo durante 30-40 minutos.
  3. Aprovechamos ese tiempo para limpiar los grelos o las verduras que vayamos a utilizar, y picarlos.
  4. Cuando las patatas y las judías blancas estén tiernas, añadimos dentro las verduras. Volvemos a tapar la cazuela y lo cocemos todo a fuego lento durante 30 minutos más.
  5. Una vez terminado el tiempo de cocción es el momento de probar el caldo, y rectificar la sal.
  6. Por otro lado, hacemos un refrito con el ajo, que vamos a picar y sofreír en el aceite, y después le añadiremos el pimentón. Cuando el ajo esté dorado, lo vertemos a la cazuela con el resto de ingredientes.
  7. Por último, quitamos los huesos de jamón y el morcillo de ternera y retiramos la carne aparte.
  8. Servimos el caldo bien caliente con la carne aparte.

Si quieres otro plato delicioso, prueba estas Recetas de paella.