Caldo Gallego

Las mejores recetas de caldo gallego

Caldo gallego original

La cocina tradicional está viviendo un momento muy especial porque cada vez son más personas las que se decantan por abandonar los malos hábitos culinarios y se animan a probar las elaboraciones de siempre, como las que hacían nuestras abuelas, como por ejemplo el caldo gallego, un clásico en la gastronomía de Galicia y de España.

Para su elaboración necesitaremos estos ingredientes:

Caldo gallego original
  • 150 gramos de alubias blancas.
  • Un buen manojo de grelos frescos.
  • 3 patatas medianas.
  • Un trozo de unto.
  • 2 chorizos.
  • Un trozo de lacón
  • Sal (al gusto)

Modo de preparación

Para ponernos manos a la obra tendremos que haber dejado en remojo las alubias el día anterior, al igual que el lacón en otro recipiente para desalarlo.

Cuando esté todo preparado lavaremos bien los grelos, desechando las hojas estropeadas y los cortaremos.

El siguiente paso es echar agua en una cazuela y llevarla a hervir, momento en el que tendremos que incorporar los grelos y esperar a que el hervor suba y los sacaremos del agua para pasarlos por agua fría para cortar su cocción y los reservaremos.

Por otro lado pondremos en otra cazuela agua fría con las alubias y el lacón, lo llevaremos a ebullición e iremos retirando la espuma que se creará y lo dejaremos cocer aproximadamente media hora.

Después echaremos la patata lavada, pelada y chascada, cociendo 15 minutos más junto a los grelos.

El siguiente paso es agregar los chorizos para que cuezan durante 15 minutos más y después probaremos cómo están las alubias, las patatas y cómo va de sal el guiso, rectificando si fuera necesario.

Ahora, lo que queda es servir el caldo en cada plato, separar y trocear la carne y el embutido y dejarlos por separado para que cada comensal se sirva lo que quiera.

Consejos

Es un plato que se lleva tiempo hacer porque se elabora a fuego medio, no podemos aumentar la potencia del fuego porque lo que conseguiremos es dejar los ingredientes crudos. Debe hacerse como se ha hecho siempre, con paciencia y mucho cariño.

Si no queremos que esta elaboración tenga mucha grasa por los chorizos, podemos desgrasarlos antes cociéndolos en un poco en agua. Con pincharlos un par de veces será suficiente.

No es un plato excesivamente caro, por lo que podemos aprovechar para gastar un poco más de dinero comprando productos que sean de mucha calidad, con lo que conseguiremos que si le ponemos mucho cariño y paciencia, conseguiremos un resultado excelente.