Caldo Gallego

Las mejores recetas de caldo gallego

Caldo gallego con grelos

Cuando hace frío no hay mejor alternativa para comer que un buen guiso casero o incluso cuando tenemos un poco de malestar o estamos cogiendo resfriado, un buen plato de cuchara puede ser uno de los mejores reconstituyentes que hay.

Dentro del amplio recetario que tenemos en España, el caldo gallego es una de las muchas opciones que tenemos hoy en día para comer bien y sano. De hecho, los platos de cuchara son de los que más deberíamos tener en nuestra dieta, mucho más que los fritos o las elaboraciones de comida rápida.

Caldo gallego con grelos

¿Quieres saber cómo hacer un caldo gallego? Si siempre has oído hablar de él, pero nunca lo has probado y tampoco te has animado a hacerlo porque no sabías, ahora podrás hacerlo porque eso es lo que te proponemos en esta entrada, la receta de este plato tan delicioso.

Para su elaboración necesitarás:

  • 200 gramos de alubias blancas.
  • 50 gramos de unto (grasa de cerdo)
  • 300 gramos de grelos frescos.
  • 1 trozo de lacón.
  • 3 costillas de cerdo saladas.
  • 4 patatas grandes.
  • 1 trozo de panceta.
  • 1 chorizo.
  • Sal

Modo de elaboración

Hay que recordar que las alubias debemos tenerlas en remojo desde el día anterior, por ello cuando tengas pensado hacer este plato, debes recordarlo.

Aunque puedas hacer este plato con la olla rápida, si las alubias no las pones a remojo entre 8 y 12 horas, el caldo no te saldrá porque quedarán muy duras.

También hay que poner en remojo la carne el día antes para que ésta pierda parte de su sal y no nos arruine el guiso.

Pondremos una olla al fuego con la carne desalada (costillas, panceta y lacón), las alubias, el chorizo y el unto, lo cubrimos todo con agua, taparemos la olla y dejaremos cocer alrededor de una hora y media a fuego medio.

Una vez esté cocida la carne la retiraremos y la reservaremos.

Mientras tanto lavaremos, pelaremos y trocearemos la patata, en trocos entre pequeño y medianos. Las agregaremos a la olla y también meteremos los grelos, que previamente habremos lavado y cortado en trozos pequeños.

Lo dejaremos todo cocer a fuego medio hasta que tanto las patatas como los grelos estén listos, probaremos de sal y rectificaremos si procede. Ya solo queda servir el caldo y en otro plato trocear el chorizo y la carne y que los comensales se sirvan lo que quieran.

Consejos

Para este plato debemos tener paciencia porque se trata de un plato hecho en una olla normal y corriente, nada de presión. Debemos controlar en todo momento el nivel de sal, dado que tanto las costillas como el lacón suelen tener un plus de sal, lo que tendremos que corregir con un poco más de agua.

Si quieres hacer más recetas tradicionales, la web recetassalmorejo.com tiene muchas ideas más.